Seguro que, de cara al nuevo año, te has propuesto como meta mejorar tu rendimiento deportivo. La pregunta clave para ello no es solo si estás preparado, sino cómo aumentar el rendimiento deportivo partiendo de tu estado actual. Te lo explicamos: el primer paso que has de realizar es un análisis de los factores de rendimiento de actividad que intervienen en la consecución de tus objetivos.

Te explicamos a continuación los elementos, factores y componentes que evaluamos y trabajamos con los deportistas desde Muévete Conmigo. Illustration sur la fin de l’haltère avec une main exercice pour les muscles cibles de musculation sont marquées en rouge étapes initiales et finales androlic séances de musculation pour les hommes de plus de 50 ans.

Factores que influyen en el rendimiento de los deportistas

Factores que inciden en la mejora del rendimiento deportivo

La genética

Durante la etapa de apogeo de Miguel Indurain, e incluso después, se ha demostrado que su genética fue una parte determinante de su éxito deportivo. Según el estudio de los valores de rendimiento, en aquel verano de 1994 ya arrojaba un consumo máximo de oxígeno (que es el parámetro que marca la capacidad física o rendimiento de un deportista) era de 79 mililitros por kilo y minuto, muy por encima de otros deportistas también consagrados.

En su caso, como en muchos otros, la genética influye en nuestro metabolismo y en cómo conseguir una mejor condición física. Si tienes una herencia con más fibras musculares, por ejemplo, estarás mejor dotado para los deportes y entrenamientos de fuerza, o los de velocidad.

Directamente sobre el rendimiento deportivo, influye nuestro metabolismo, cómo funciona nuestro sistema inmunitario, el nivel de enzimas en el organismo y de las moléculas antioxidantes. Además de la edad, por supuesto.

La fuerza mental y la motivación personal

El entorno en el que se ejercita influye directamente en el rendimiento del deportista. Este entorno abarca desde el área física de entrenamiento, a las relaciones personales que establece con familiares, amigos y entrenador. Por supuesto, el estímulo interior es una potente fuerza para animar al deportista a perseguir su objetivo de aumentar el rendimiento deportivo.

Un sistema de apoyo sólido permite al deportista centrar más el día a día en la consecución de esos pequeños objetivos que le conducen al mayor.

La alimentación

Es pieza clave para conseguir el rendimiento deportivo deseado. ¿Cuál es la mejor dieta para aumentar mi rendimiento deportivo? La que se adapta a tus necesidades físicas y a los objetivos deportivos. Sin más. Y tan complejo. De ahí que siempre os recomendemos consultar con nutricionistas para deportistas.

El descanso

Sí, es muy importante mantener una dieta equilibrada, libre de grasas saturadas y azúcares refinados. Ahora bien: ¿descansas lo que tu cuerpo necesita? Esta es una pregunta clave que muchos deportistas que nos consultan sobre nuestros servicios de entrenador personal online no saben responder.

Te retamos a que reflexiones sobre si tu rutina de descanso, tanto en lo que se refiere a dormir bien y las horas que necesitas, como a los espacios entre sesiones de entrenamiento, es adecuada a las necesidades de tu cuerpo y de tu mente.

Cómo determinamos las cargas de entrenamiento para aumentar el rendimiento deportivo

Si tenemos en cuenta que las cargas de entrenamiento hacen referencia al conjunto de estímulos psico-biológicos interior y los externos (actividades), no podemos obviar ninguno de estos pilares para diseñar un plan de entrenamiento efectivo si queremos aumentar el rendimiento deportivo.

En todo este proceso, y antes de ponernos manos a la obra, es importante resaltar que el cuerpo y la mente, ambos dos, requieren un tiempo de adaptación, tiempo que va a depender de la naturaleza, fuerza mental y motivación de cada uno de los deportistas.

En Muévete Conmigo fundamentamos los planes de entrenamiento para mejorar el rendimiento deportivo atendiendo a cinco magnitudes. A saber: el volumen, la frecuencia, la intensidad, la densidad-recuperación y el tipo de ejercicio.

El seguimiento personalizado del entrenador personal es clave para evitar el estancamiento y aumentar el rendimiento deportivo

El volumen

Los entrenadores deportivos solemos referirnos al volumen de cargas cuando hablamos del total del trabajo de entrenamiento que recomendamos a los deportistas, ya sean kilómetros a hacer, repeticiones a realizar, sesiones a programar, etcétera.

La frecuencia

En nuestra relación con los deportistas, solemos hablar de unidades de entrenamiento para realizar los planning de trabajo. Así, nos referimos a microciclos, semanas o macrociclos en función de la frecuencia de reiteración y ejecución de cada uno de los programas de entrenamiento.

La intensidad

Junto con el volumen de entrenamiento y su frecuencia, realizamos la evaluación de cuál es la intensidad idónea para cada deportista. Pues no requiere el mismo esfuerzo un jugador de golf que un triatleta, ni dentro de la misma actividad, dos deportistas con experiencia o edades distintas.

La densidad del estímulo para aumentar el rendimiento deportivo

Hablamos de densidad para valorar la relación entre periodos de trabajo/entrenamiento y descansos. Cada individuo tiene unas cualidades para la recuperación después de cada actividad/sesión, por lo que siempre realizamos un estudio exhaustivo para saber cuál es la relación tiempo-actividad perfecta para cada deportista.

Del mismo modo, también se ha de establecer el equilibrio adecuado entre ejercicios de diversas intensidades dentro de una misma sesión, y entre sesiones. Ten en cuenta que, si tienes ejercicios de gran intensidad, el volumen de actividad ha de reducirse, y a la inversa. A esto se le conoce como carácter ondulatorio de las cargas.

El tipo de ejercicio

Este viene determinado por los objetivos que se han planteado a corto, medio y largo plazo, y al resultado de la evaluación de cada uno de los componentes de las cargas de entrenamiento anteriores.

Entre todos estos factores y componentes de las cargas de entrenamiento, nosotros, como entrenadores personales, moldeamos sobre todo el volumen y la intensidad según los objetivos que se persiguen en el punto en el que se encuentra el deportista. Solo así podemos garantizar la mejora en el rendimiento deportivo de nuestros chicos.

De hecho, la función de la planificación de los entrenamientos es precisamente evitar que el deportista se estanque en un punto intermedio de todo su potencial de mejora. De ahí que realicemos un seguimiento personalizado de la evolución y progreso de cada deportista.