El ejercicio físico es beneficioso para todas las personas, sean como sean, de la edad que sean. Pero especialmente recomendado en personas que deben cuidar su salud mental. Si bien no es un sustituto directo de tratamientos farmacológicos, reguladores del estado de ánimo, es un buen ayudante para hacerlo. Hay estudios recientes que aseguran su eficacia, en diferentes etapas. Para que conozcas a fondo todos sus beneficios emocionales, hoy te hablamos un poco más a fondo sobre ello. Hablamos del ejercicio físico como un potente regulador emocional en niños y adolescentes, adultos y mayores. Para que puedas encontrar aún más beneficios, a disfrutar de tu rutina diaria de deporte.

Ejercicio físico como potente regulador emocional en niños y adolescentes

Siempre se ha comprobado que aquellos niños que practican deporte desde que son pequeños, empiezan a entender desde muy jóvenes, ciertos valores importantes. Algunos como respeto, compañerismo, disciplina, compromiso… Pero es que además de esto, recientes estudios han demostrado, que el ejercicio físico durante la infancia, ayuda a la salud mental, a la reducción de la ansiedad y a la respuesta inmunitaria ante los factores que la producen.

Ejercicio físico como potente regulador emocional en jóvenes y adultos

Por otro lado, en la vida adulta se ha demostrado a través de diferentes estudios, que el ejercicio físico es un potente regulador del estado de salud mental. Tiene varios factores que influyen en esto, gracias a que, en primer lugar, propicia un buen descanso, necesario para tener un funcionamiento correcto del sistema nervioso central.

Ayuda a mantener el esta positivo del cerebro y a liberar endorfinas, reduciendo los receptores del dolor físico y emocional. Activa las áreas de recompensa del cerebro, propiciando así un mejor desarrollo de autoimagen y autoestima sana. Evita periodos de ansiedad y reduce los picos de estrés. Además, está comprobado que es eficaz contra la depresión y el trastorno de ansiedad generalizado. Y es eficaz como complemento a la terapia o el tratamiento farmacológico, que haya sido recetado por el profesional de la salud que lleve el caso en particular.

El ejercicio físico y su papel en la salud mental

Contar con un seguimiento y una tabla de ejercicios realizada por profesionales, va a tener muchos beneficios en el campo mental y emocional. Y es por esto que debemos darle la importancia que se merece y comprometernos con el ejercicio.

Pues se ha comprobado que realizar ejercicio físico de manera frecuente, ayuda a tener una mejor salud mental en general. Además de esto, para personas que ya hayan desarrollado alguna enfermedad mental, complementar su tratamiento con ejercicio físico, va a ayudar a tener una recuperación más rápida, y a aportar seguridad en ellos mismos. También ayuda a trabajar capacidades como el esfuerzo, la percepción de uno mismo, la sociabilidad, la inteligencia emocional, interpersonal e intrapersonal.

el deporte como potente regulador emocional

El embarazo y la epilepsia junto con el ejercicio físico

El ejercicio en embarazadas

El periodo de embarazo es una de las etapas del ser humano, en la que el cuerpo y la mente pasa por más cambios corporales, hormonales, emocionales y estructurales. Y está comprobado que la ansiedad, la depresión y los malos hábitos en las primeras etapas del embarazo, dan lugar a complicaciones en las últimas semanas del mismo.

Por esto, practicar ejercicio físico de manera moderada, durante los primeros meses de embarazo, va a permitir reducir el estrés y evitar la ansiedad. De esta forma también está demostrado que aumentar la flexibilidad en el tren superior de la embarazada, va a traer consecuencias positivas en las semanas posteriores en el embarazo. Por lo que es muy recomendable tener una vida activa siempre que el embarazo lo permita.

La epilepsia

Para finalizar, otro grupo de personas a los que el estrés y la ansiedad puede afectar especialmente, es a las personas con epilepsia. Por ello se han realizado diversos estudios, demostrando que aquellas personas con epilepsia que realizan ejercicio físico frecuente, tienen niveles de estrés y ansiedad más bajos. También hay menos personas que sufran de enfermedades mentales del estado de ánimo, gracias a este potente regulador emocional que es el ejercicio físico.