Seguramente has estado encerrado todo el invierno haciendo deporte, sudando en un gimnasio, haciendo esperas por usar una máquina y respirando aire viciado. Ahora que llega el buen tiempo, no hay razón para que entrenes en interiores, especialmente porque los beneficios de entrenar o hacer ejercicio al aire libre son muchísimos. A continuación, te enumeramos 8 grandes razones por las que debes dejar por un tiempo el gimnasio y disfrutar de la luz del sol en tus sesiones.

8 beneficios de entrenar o hacer ejercicio al aire libre

Te revitalizará y renovará

El ejercicio al aire libre es más divertido y energizante que las rutinas de interior. Salir fuera motiva a las personas a hacer ejercicio con más frecuencia. Los beneficios de entrenar al aire libre incluyen sentirte más positivo y menos tenso, confundido, enfadado o deprimido.

Quemarás más calorías

Cuando entrenas al aire libre, harás más esfuerzo al correr, caminar o pasear en bicicleta, ya que recorres la misma o más distancia que corriendo en equipos de cardio del gimnasio, lo que te ayudará a quemar más calorías. Cuando haces ejercicio al aire libre es posible que tengas que lidiar con el viento mientras pedaleas o corres, lo que crea una resistencia natural y hace que te esfuerces en trabajar más duro. Un entrenamiento de alta intensidad te obliga a correr un 15 % rápido que en una cinta de correr.

Reducirás tus posibilidades de lesiones

Las máquinas de cardio son geniales, pero el mismo movimiento una y otra vez aumenta la posibilidad de lesiones por uso excesivo. Si entrenas en el exterior, en un entorno en constante cambio, enseñas a tu cuerpo a adaptarse, lo que es muy útil desde el punto de vista fisiológico. Los diferentes terrenos ayudan a fortalecer los tendones y ligamentos, utilizan una mayor variedad de músculos y pueden mejorar el equilibrio y la flexibilidad.

Dormirás mejor

La exposición a la luz natural durante el día mantiene tu reloj interno en marcha y mejora el sueño. Los estudios realizados para averiguar los efectos del ejercicio al aire libre matutino y vespertino han descubierto que pasar la mañana fuera de casa mejora la calidad del suelo, y que la luz de la tarde también es bastante beneficiosa.

deporte en exteriores

Mejorarás tu estado de ánimo en minutos

Solo con cinco minutos de ejercicio en el exterior haciendo cualquier tipo de actividad física en un entorno natural, como un parque o campo a las afueras de la ciudad, produce una gran mejora en el estado de ánimo y sensación de bienestar. Los escenarios en los que el agua es protagonista, como un estanque, un lago, un río, un océano o una cascada, también ayudan a sentirte mejor contigo mismo y ser más positivo.

Potenciarás tu inmunidad

Para resistir resfriados, gripes, alergias y otras enfermedades, tu sistema inmunológico debe estar expuesto a una variedad de bacterias beneficiosas y otros microbios que viven en el exterior. Pero somos propensos a enfermedades al estar, de media, el 90% de tu tiempo en interiores. Los estudios demuestran que al exponerte a los microbios de la naturaleza y hacer ejercicio al aire libre, aumenta tu capacidad de inmunidad a infecciones y otros problemas de salud.

Pasarás más tiempo con tu familia y amigos

Pasear en bicicleta, hacer senderismo, andar o realizar juegos al aire libre son una gran opción para pasar tiempo junto a los tuyos.  Además, uno de los mayores beneficios de entrenar o hacer ejercicio al aire libre es que consigues desconectar del móvil y otros equipos digitales y disfrutar de más tiempo de calidad.

Ahorrarás tiempo y dinero

Otro de los beneficios de entrenar o hacer ejercicio al aire libre es que no tendrás que pagar una cuota mensual en el gimnasio, por lo que seguramente ahorrarás dinero. Además, al entrenar en exteriores, te olvidas de las esperas que se producen en la mayoría de los gimnasios cuando quieres usar una máquina en concreto y hay más gente utilizándola.