Cuando estamos metidos en el mundo del fitness y el deporte, es común que veamos a deportistas que se lesionan, sufren alguna patología corporal derivada de una lesión, o están en un proceso de mejora posterior a una lesión. Como todos somos humanos y es cierto que el peligro de lesión está siempre presente, hoy te contamos algunos consejos sobre cómo recuperarse correctamente después de una lesión. La vuelta al entrenamiento o readaptación deportiva.

Qué es una lesión

Llamamos lesión a cualquier alteración o dolor que se produce en alguna parte del cuerpo debido a una causa, externa o interna. Para los deportistas, una lesión no implica un problema por el tejido lesionado como tal, si no que trae algunas consecuencias nocivas para el resto del cuerpo.

Principalmente se debilitan los tejidos y el tiempo de reposo que la lesión necesita para recuperarse, hace que se pierdan algunas capacidades que se han ido mejorando con entrenamiento y práctica de deporte. Sobre todo, se debilitan los músculos y se pierde resistencia y fuerza de forma generalizada.

Cómo recuperarse correctamente después de una lesión

En general no suele haber un indicador global que marque la recuperación de una lesión, así que, si el dolor ha remitido y el paciente siente la zona lesionada como funcional de nuevo, se suele dar el alta deportiva a la persona lesionada.

El proceso de vuelta a la actividad deportiva, debe realizarse mano a mano con un profesional, pues si no, es más que probable que la lesión se repita, o que surjan otras a causa de la lesión inicial. Hay un tiempo de adaptación en el que el deportista debe prepararse para volver a su rutina habitual. Este tiempo transcurre desde el momento de recuperación de la lesión, hasta el momento en el que el profesional considera que el deportista puede volver a realizar las mismas actividades, con la misma intensidad que antes de lesionarse.

La importancia del entrenador en la recuperación

Este proceso del que hablamos cuando nos referimos al tiempo que pasa desde el final de la lesión, hasta el principio del deporte, se denomina readaptación. La readaptación sebe estar guiada y tutorizada por un readaptador deportivo, que dedique su experiencia y conocimientos, a elaborar un plan mediante el cual, el deportista pueda recuperar las capacidades que tenía antes de la lesión.

También es importante el acompañamiento humano en este proceso, pues en los momentos de miedo, es en los que más apoyo psicológico se necesita. Si hablamos de una lesión de fácil recuperación no será necesario un profesional de la salud mental para acompañar la readaptación del deportista, pero en caso de lesiones graves, es recomendable realizar una terapia complementaria durante la recuperación.

la readaptación deportiva tras una lesión

La readaptación deportiva

Una correcta readaptación deportiva debe constar de diferentes entrenamientos que se colocarán en las fases del proceso deportivo. Se establecen en general tres fases, con una duración determinada por el profesional que acompañe al paciente, y sujetas a cambios y modificaciones en función de la evolución del mismo. Estas fases están pensadas para ir intensificando la actividad y la carga poco a poco, de manera que al cuerpo le vaya dando tiempo a asimilar y acostumbrarse a los cambios que irá experimentando.

Primera Fase

Esta fase tiene el objetivo de crear una movilización activa, por lo que se trabajarán durante este periodo, los ejercicios pertinentes para que el deportista adquiera las capacidades necesarias generales para continuar con la modalidad deportiva que practique. Es una fase generalizada en la que habrá trabajo orientado a reportar un beneficio mecánico y circulatorio.

Segunda Fase

En este momento se avanza de manera que el objetivo es incrementar la intensidad y carga de los ejercicios realizados. Siempre orientados a la práctica deportiva pertinente y a las capacidades que esta exige en su ejecución. Dependiendo del deporte a realizar, se podrán hacer algunos ejercicios específicos técnicos, pero sin ningún tipo de oposición.

Tercera Fase

Para finalizar, durante la última fase se empezarán a incrementar las intensidades y cargas de los ejercicios, hasta llegar a un nivel competitivo para el deportista. Se podrá ir incluyendo poco a poco a los entrenamientos específicos del deporte practicado hasta el punto en el que el profesional considere que el paciente está preparado para asumir el nivel competitivo que su modalidad exige.

Cuando se hayan completado estas fases, se habrá puesto fin al proceso de recuperarse correctamente después de una lesión.