Dentro de los factores que pueden ser agentes potenciales de desarrollo de cáncer, la ausencia de ejercicio físico es uno de ellos. Pues algunos tipos de cáncer relacionados con hormonas o el desarrollo de diversos procesos, tienen más dificultad para aparecer cuando hay una actividad física continua. En los casos en los que existe el sobrepeso, además de tener más tejido adiposo, mayor fatiga y peor descanso, estas personas son más propensas a tener una descompensación hormonal y desarrollar algún tipo de cáncer relacionado con la insulina y factores similares relacionados con el crecimiento. Por esto hoy os queremos hablar del ejercicio físico como agente preventivo del desarrollo de cáncer.

El ejercicio físico como agente preventivo del desarrollo de cáncer

Y es que nadie ha demostrado que por hacer yoga tres días a la semana seas inmortal, sería una locura asegurar eso. Pero es cierto que diversos estudios están demostrando que practicar deporte con frecuencia esta relacionado con una buena salud, física e incluso emocional, como ya hablamos anteriormente. Pues el deporte es un importante regulador emocional y mental.

Pero es que además de esto, es un agente preventivo del desarrollo de algunos tipos de cáncer, si lo practicamos varias veces a la semana y somos constantes en el entrenamiento. Teniendo en cuenta siempre que lo acompañemos de una vida y hábitos saludables, que propician la buena salud del deportista.

La ausencia de actividad física y el cáncer de mama, colorrectal y endometrial

Y es que, como hemos mencionado anteriormente, la ausencia de actividad física puede llevar a situaciones hormonales complicadas. Pues la liberación de hormonas que se produce cuando realizamos ejercicio físico, ayuda a regular nuestro sistema hormonal y propiciar el buen funcionamiento de nuestro organismo. Como ya hemos dicho en varias ocasiones, nuestro cuerpo está pensado y construido para estar en movimiento, no en reposo. Y es por esto por lo que agradece que le demos esa actividad para la que está diseñado.

El impacto de la actividad física en nuestro cuerpo nos hace liberar catecolaminas y cortisol, actuando así directamente en la liberación de linfocitos citolíticos naturales y otras células del sistema inmunitario que combaten directamente el cáncer. Por lo que podríamos decir que el ejercicio físico constante es un enemigo del cáncer.

ejercicio físico contra el cáncer

Recomendaciones de ejercicio físico como agente preventivo del desarrollo de cáncer

Desde el Instituto Americano para Investigación del cáncer se recomienda realizar 150 minutos semanales de actividad física moderada. Esta actividad puede estar distribuida a lo largo de la semana en 3 sesiones de 50 minutos, por ejemplo. Pues es recomendable, cuando hablamos de actividad de intensidad moderada, realizar sesiones de más de 45 minutos seguidos. Siendo las sesiones de más de 60 minutos diarios más beneficiosas adicionalmente para la salud.

Actividad física moderada puede ser caminar a paso ligero, asistir a clases de baile, yoga, pilates, nadar con tranquilidad, tareas del hogar o jardinería…

Por otro lado, si hablamos de actividad física de alta intensidad, con 75 minutos semanales sería suficiente. Pero en general, a mayor actividad física, mayores beneficios en todos los ámbitos corporales. Siempre y cuando las sesiones estén supervisadas por profesionales del fitness y del deporte para evitar lesiones, sobrecargas o errores que puedan salir caros. Algunas actividades consideradas de alta intensidad pueden ser ciclismo, natación rápida, deportes de equipo o salir a correr.

Los beneficios del ejercicio físico habitual para la salud en general

Como conclusiones generales podemos decir, que tras los estudios consultados, el ejercicio físico es capaz de prevenir una de las enfermedades que más personas se ha llevado a lo largo de la historia. Y es increíble que aún así, la vida de la mayoría de las personas siga siendo tan sedentaria. Es cierto que hay que tener fuerza de voluntad y en ocasiones llevamos una vida muy agitada, pero para eso tenemos los centros profesionales a os que podemos acudir, para realizar planes de ejercicios adaptados a nuestras necesidades y a nuestras vidas, solo debemos contactar con los profesionales para empezar a tener una mejor salud de manera voluntaria.