Para mantenerte en forma y llevar un estilo de vida saludable es importante ejercitarse a diario, pero pasar más tiempo de la cuenta en el gimnasio y forzar a nuestro cuerpo no siempre nos va a proporcionar los resultados que esperamos. En el mundo del fitness y los gimnasios de todo el mundo está muy extendida la filosofía del «no pain, no gain» que empuja a los deportistas trabajar hasta el límite de sus fuerzas porque, si no lo hacen, no conseguirán resultados. Pero ¿es esto cierto? ¿Hay que entrenar al máximo de nuestro potencial siempre para obtener resultados? Vamos a descubrirlo.

En qué consiste exactamente entrenar al máximo de nuestro potencial

Entrenar al máximo de nuestro potencial siempre supondría trabajar en cada sesión de entrenamiento hasta el tope de nuestras posibilidades. Esto no puede reducirse a una cantidad de tiempo, de repeticiones o de intensidad determinada, ya que es un dato que variará en función del potencial genético de adaptación de cada persona, su capacidad de rendimiento máximo y el déficit de adaptación, que será el que nos indique el margen de mejora que tenemos para aumentar nuestro potencial

El potencial de vaeksthormon kob adaptación genético (PAG) es el que marca las posibilidades del sujeto en el desarrollo de una capacidad física y determina su posible rendimiento, mientras que la capacidad de rendimiento máximo es el porcentaje del PAG conseguido o desarrollado hasta la fecha.

¿A más esfuerzos, mayores resultados? No siempre

La diferencia entre ambos factores nos dará el déficit de adaptación, y este será el que nos permita conocer el tiempo de entrenamiento que es necesario para mejorar el rendimiento y la progresión de cargas que necesitarás para lograrlo. Entrenar al máximo de tu potencial, por tanto, supondría trabajar siempre con una progresión de cargas permanente con el objetivo de ir reduciendo cada vez más el margen posible de mejora (lo que, en teoría, debería suponer un aumento de nuestro rendimiento y una mejora en la potencia y en la fuerza).

Pero, aunque sobre el papel pueda sonar lógico que a más esfuerzo, mayores resultados, lo cierto es que la evidencia científica y los expertos no están tan seguros de que tengas que entrenar al máximo de tu potencial siempre para conseguir resultados si no te dedicas al deporte profesional y simplemente quieres mantenerte saludable y lucir algo de músculo.

entrenar al máximo de nuestro potencial siempre es bueno

Las consecuencias de entrenar al máximo de nuestro potencial siempre

Existen estudios que defienden que entrentar al máximo de nuestro potencial (al fallo muscular en todas las series en el caso del entrenamiento de fuerza) no es siempre la estrategia más eficaz para mejorar el rendimiento, especialmente si hablamos de sujetos que no se entrenan de forma profesional, sino para mejorar su acondicionamiento físico.

Estos trabajos señalan que el entrenamiento hasta el fallo muscular no es necesario para obtener una mejora en la fuerza y la potencia de sujetos desentrenados, ya que estos pueden lograr un beneficio igual e incluso mayor sin necesidad de forzar el cuerpo debido a que cuanto menos tiempo se lleva entrenando, más pequeño es el estímulo necesario para conseguir una amplia progresión.

Posibles efectos adversos

Los expertos señalan que entrenar al tope de nuestras fuerzas puede conllevar resultados negativos para la salud en lugar de ayudar a conseguir un cuerpo sano y definido. Entre estos posibles efectos adversos, destacan los siguientes

  • Una mayor fatiga muscular con secuelas metabólicas y energéticas que no permiten la recuperación
  • Sobreentrenamiento y aumento del riesgo de lesiones por pérdida de capacidad propioceptiva
  • Niveles más bajos de testosterona y IGF-1 en reposo e incremento del cortisol.
  • Interferencia en la práctica de las habilidades y movimientos específicos del deporte en cuestión a causa de la elevada fatiga muscular.

En base a todo lo anterior, queda claro que no es recomendable entrenar al máximo de nuestro potencial siempre cuando lo que se pretende mejorar es la fuerza explosiva y la potencia, ya que esto puede conseguirse por otros medios más efectivos y menos arriesgados. Únicamente se aconseja hacerlo, y da resultados, en practicantes avanzados que tienen un menor margen para explotar su potencial de adaptación, y siempre que el objetivo sea la mejora de la fuerza máxima o hipertrofia.

Si estás pensando en alcanzar tu máximo potencial o seguir progresando a pesar de estar cerca de alcanzarlo, recuerda que nuestros entrenadores personales en Valladolid y nuestro entrenamiento personal online te pueden ayudar muchísimo.