Artículo publicado en Journal of Strength and Conditioning Research”, con la colaboración de uno de nuestros entrenadores. El “Journal of Strength and Conditioning Research”, es la revista científica de la National Strength and Conditioning Association (NSCA), una de las asociaciones más prestigiosas a nivel mundial en el ámbito del acondicionamiento físico y el entrenamiento de la fuerza, y es miembro de la European Health and Fitness Association (EHFA). La revista se publica trimestralmente y presenta investigaciones originales que abordan el rendimiento físico a través de la ciencia del ejercicio aplicado. Las investigaciones publicadas en el JSCR abordan muchos temas que incluyen: acondicionamiento, demandas deportivas y de ejercicio, efectos de los programas de entrenamiento sobre el rendimiento físico y las bases biológicas subyacentes para el rendimiento del ejercicio.

EFECTOS DE UN PROGRAMA DE ENTRENAMIENTO DE FUERZA DE 12 SEMANAS SOBRE EL TIEMPO DE MOVIMIENTO DE TIRADORES EXPERTOS

JUAN C. REDONDO1, CRUZ J. ALONSO1, SILVIA SEDANO2 Y ANA M. DE BENITO3

1Facultad de Ciencias del Deporte, Departamento de Movimiento y Ciencias del Deporte, Universidad de León, León, España; 2Laboratorio de Fisiología, Universidad Europea Miguel de Cervantes, Valladolid, España; y 3Facultad de Ciencias del Deporte, Universidad Católica de Valencia, Valencia, España.

RESUMEN

Redondo, JC, Alonso, CJ, Sedano, S, y de Benito, AM.

 Effects of a 12-week strength training program on experimented fencers’ movement time.

J Strength Cond Res 28 (12): 3375–3384, 2014

El propósito del estudio fue determinar los efectos de un programa de entrenamiento de fuerza de 12 semanas sobre el tiempo de movimiento (TM) en tiradores de nivel nacional. Doce tiradores varones se dividieron aleatoriamente en 2 grupos: el grupo control (GC: N = 6; edad, 22,3 ± 8,1 años) y el grupo de tratamiento (GT: N = 6; edad, 24,8 ± 7,2 años). Los tiradores de GC siguieron el programa de acondicionamiento físico estándar, que se modificó parcialmente para el GT. El GT participó en un programa de entrenamiento de fuerza de 12 semanas dividido en 2 partes: entrenamiento de fuerza máxima, que incluyó ejercicios de levantamiento de pesas (2 días a la semana durante 6 semanas) y entrenamiento de fuerza explosivo, mediante el método de contrastes con pesas combinadas con ejercicios pliométricos (2 días a la semana durante 6 semanas). Se midieron en 4 ocasiones diferentes: la masa corporal, la grasa corporal, la masa muscular, la capacidad de salto, la fuerza máxima, el tiempo de reacción (TR) y el tiempo de movimiento (TM). El GT demostró aumentos significativos (p £ 0,05) en la fuerza máxima y la capacidad de salto después de 6 semanas de entrenamiento y en TM después de 12 semanas. Estas mejoras, permanecieron inalteradas durante el período de desentrenamiento de 4 semanas. Se puede concluir que un programa de entrenamiento de fuerza de 12 semanas puede mejorar la fuerza máxima y explosiva, y estos aumentos pueden transferirse al rendimiento de TM. Sin embargo, los tiradores necesitan tiempo para transferir las ganancias.

INTRODUCCIÓN

La esgrima se puede calificar como un deporte de agilidad (33) con cambios de dirección de todo el cuerpo, movimientos rápidos, con incertidumbre temporal y espacial, aceleraciones y desaceleraciones rápidas para evadir al oponente que se incluyen en las habilidades abiertas que involucran componentes físicos y cognitivos. Por lo tanto, de acuerdo con los componentes de agilidad universal descritos por Young et al. (43), debemos centrarnos en el tiempo de reacción (TR) y el tiempo de movimiento (TM) como variables importantes en el rendimiento de esgrima (30).

El fondo de esgrima es un movimiento ofensivo en el que el éxito de la acción depende de la velocidad de ejecución (40). En consecuencia, es necesario tener un desarrollo alto de fuerza para generar salidas de alta potencia. De hecho, Sedano et al. (32) han reportado un vínculo entre las diferentes manifestaciones de velocidad y la fuerza explosiva en atletas. Además, Tsolakis y Vagenas (39) señalaron que durante la ejecución de las acciones en esgrima, la fuerza muscular y la coordinación neuromuscular son parámetros importantes para maximizar las características funcionales de las extremidades inferiores. Por lo tanto, una de las capacidades más importantes en esgrima podría ser la fuerza explosiva (8), que podría definirse como la capacidad de generar la mayor fuerza en el menor tiempo. Estos movimientos rápidos con cargas  <25% de 1 repetición máxima (RM), similar a las hechas en esgrima, están determinados por la relación de aumento de la fuerza por unidad de tiempo (21), es decir, la tasa de expresión de fuerza (3) en la parte inicial de la curva fuerza-tiempo, que es la fuerza inicial. Por lo tanto, se podría concluir que la fuerza explosiva es uno de los factores de rendimiento en los tiradores.

Los efectos de la actividad física en TR y TM se han analizado en diferentes deportes, pero estos estudios no utilizaron dispositivos de medición del TR directamente relacionados con la actividad deportiva estudiada (7) . En algún estudio (34), los tiradores se sometieron a contracciones isométricas del tríceps braquial al 50% de 1RM hasta el agotamiento y, contrariamente a sus expectativas, no se observó deterioro en el TR después de la contracción isométrica. Borysiuk (5) comparó TR y TM con estímulos visuales, táctiles y auditivos entre los tiradores de élite y novatos y encontró diferencias tanto en TR como en TM. Para los tiradores de élite, las diferencias más importantes se registraron en el TR, específicamente a los estímulos visuales. Además, otros estudios sobre el efecto de un esfuerzo de alta intensidad en la TR visual describieron aumentos significativos en el TR tanto para hombres como para mujeres (11) y cuando se compararon tiradores de esgrima con otros atletas, concluyeron que la experiencia en esgrima combinada con un mejor nivel de condición física, los hacía más efectivos (9).

La investigación en esgrima se ha centrado principalmente en comparar y analizar las capacidades físicas (40, 42). También se han investigado los aspectos técnicos y tácticos de los asaltos (17), incluso considerando las posibles diferencias entre los niveles de competencia (36, 41). Sin embargo, ningún estudio se ha centrado en el análisis de un programa de entrenamiento de fuerza específico implementado en temporada para mejorar el rendimiento de los tiradores experimentados.

Debido a la falta de estudios relacionados, se necesita más investigación sobre el efecto de diferentes programas de entrenamiento de fuerza en el rendimiento de los tiradores experimentados. En consecuencia, el propósito de este estudio fue determinar los efectos de un programa de entrenamiento de fuerza de 12 semanas (máximo y explosivo) sobre la masa corporal, la grasa corporal, la masa muscular, la fuerza máxima, la capacidad de salto, el TR y el TM en tiradores expertos. Planteamos la hipótesis de que con el programa de entrenamiento de fuerza implementado durante la temporada competitiva, que reemplazó parcialmente el programa habitual de acondicionamiento de esgrima, el grupo experimental de tiradores expertos demostraría mayores aumentos en la fuerza máxima y explosiva, y estos podrían transferirse a un movimiento específico de esgrima, el fondo, en términos de TR y TM.

MÉTODOS

Enfoque experimental del problema

La investigación siguió un diseño de medidas repetidas, para evaluar los efectos de un programa de entrenamiento de fuerza de 2 partes, en el rendimiento de los tiradores experimentados. Las adaptaciones de este tipo de entrenamiento se compararon con un programa de acondicionamiento físico estándar para esgrima. Los participantes se seleccionaron de acuerdo a su competencia a nivel nacional para asegurar niveles similares de ejecución técnica. Los sujetos participaron en un número prescrito de sesiones de entrenamiento dirigidas en el transcurso de 12 semanas. Se evaluaron en 4 ocasiones: 1 semana antes del inicio del programa, a las 6 y a las 12 semanas de entrenamiento y 4 semanas después de la finalización del programa (período de desentrenamiento). Los participantes realizaron los ejercicios y la prueba del programa de entrenamiento de la fuerza entre las 18:00 y las 21:30 horas, y también recibieron instrucciones para evitar cualquier actividad física extenuante y mantener sus hábitos alimentarios habituales durante la duración del estudio. A lo largo de las sesiones de evaluación, se animó a todos los tiradores a beber agua regularmente para mantener su estado de hidratación. También se les pidió que se abstuvieran de tomar cualquier estimulante o depresivo, incluida la cafeína durante al menos 6 horas y el alcohol durante al menos 24 horas antes de las sesiones de tests. Las variables independientes fueron el tipo de programa de acondicionamiento físico y el tiempo de evaluación de las variables dependientes. Las variables dependientes fueron la masa corporal, la masa grasa, la masa muscular, la altura de squat jump (SJ), la altura de salto con contramovimiento (CMJ), el TR, el TM y la fuerza máxima. Los sujetos no pudieron participar en ningún otro programa de ejercicios durante el período de entrenamiento. Se realizó un análisis de varianza de dos vías (ANOVA) con medidas repetidas para evaluar los efectos.

Muestra

Doce tiradores varones de nivel nacional (todos ellos situados entre los 12 primeros en sus respectivos rankings nacionales) participaron en el estudio y se dividieron al azar en 2 grupos: el grupo control (GC) y el grupo de tratamiento (GT). Sus datos demográficos y antropométricos se muestran en la Tabla 1. Los tiradores de GC y GT tienen 10,3 ± 2,5 y 9,7 ± 6,4 años de experiencia, respectivamente. Este límite se estableció para minimizar la variabilidad de la técnica. Los tiradores promediaron 11,3 ± 3,1 horas de entrenamiento por semana. Se obtuvo el consentimiento informado de todos los participantes, de acuerdo con las pautas establecidas por el Comité de Ética de la Universidad de León (España) que aprobó el estudio.

Tabla 1: Datos demográficos y antropométricos de los atletas (Media±SD)

Procedimientos

Protocolos de entrenamiento. El programa de entrenamiento específico se implementó durante la temporada competitiva (es decir, febrero, marzo, abril y mayo). Antes del inicio de la intervención, ambos grupos realizaron el mismo programa de acondicionamiento físico regular durante 2 meses.

Durante la intervención, todos los tiradores participaron en el programa regular de entrenamiento de esgrima, que incluyó 5 sesiones de entrenamiento por semana y una competencia real o simulada. El programa de acondicionamiento físico fue diferente para los 2 grupos. Los jugadores de GC siguieron el programa de acondicionamiento físico estándar para esgrima, que se modificó parcialmente en el GT para mejorar la fuerza en las extremidades superiores e inferiores.

El régimen de entrenamiento de los tiradores durante el estudio se muestra en la Tabla 2. Después de las 12 semanas, los participantes de GT y GC continuaron con el mismo programa de acondicionamiento físico estándar. Durante el estudio, a los tiradores no se les permitió realizar ningún otro trabajo que pudiera influir en los resultados, y se les informó previamente sobre los patrones de hidratación, descanso y nutrición. Todas las sesiones de entrenamiento fueron supervisadas por el investigador principal, con especial atención a la técnica de los ejercicios.

Tabla 2: Régimen del programa común de entrenamiento del GE y GC durante el estudio.

Entrenamiento del Grupo de Control. Durante la intervención de 12 semanas, los tiradores de GC siguieron el régimen de entrenamiento establecido a continuación: (a) Lunes y miércoles: Los tiradores practicaron desplazamientos específicos de esgrima durante 10 minutos, ejercicios tácticos por parejas durante 60 minutos a intensidad de competición, en los cuales se prefijaban las acciones específicas de esgrima (obligación o prohibición de realizar ciertas acciones a uno u otro tirador o a ambos, como ataque, contraataque, paradas, etc.), competición simulada durante 30 minutos, entrenamiento individual durante 30 minutos y ejercicios de flexibilidad dirigidos a las extremidades inferiores durante 15 minutos; (b) Martes: los tiradores practicaron entrenamiento individual durante 30 minutos y ejercicios de flexibilidad dirigidos a las extremidades inferiores durante 15 minutos; (c) Jueves: los tiradores practicaron el entrenamiento individual durante 30 minutos, la competencia simulada durante 120 minutos y los ejercicios de flexibilidad dirigidos a las extremidades inferiores durante 15 minutos; (d) Viernes: los tiradores practicaron entrenamiento individual durante 30 minutos y ejercicios de flexibilidad dirigidos a las extremidades inferiores durante 15 minutos; (e) Sábado: Si no hubo competencia oficial, se realizó una competencia simulada con las mismas características del jueves y ejercicios de flexibilidad dirigidos a las extremidades inferiores durante 15 minutos.

Entrenamiento del Grupo de Tratamiento. El GT, además de lo descrito anteriormente, participó en un programa de entrenamiento de fuerza supervisado de 12 semanas dividido en 2 partes. Todos los tiradores tenían experiencia previa en este tipo de entrenamiento. Los detalles se dan en la Tabla 3 (2, 4, 13).

Tabla 3: Régimen del programa de entrenamiento de la fuerza.

Entrenamiento de fuerza máxima (6 semanas). Los tiradores GT siguieron el mismo régimen de entrenamiento que los tiradores de GC, excepto los lunes y miércoles, que tuvieron una sesión de entrenamiento de fuerza máxima en lugar de los ejercicios por parejas descritos anteriormente. Incluía 1 ejercicio de extremidad superior (press de banca horizontal) y 2 ejercicios de extremidad inferior (sentadilla con barra y gemelos). Los ejercicios se realizaron utilizando 3 series de 6 repeticiones con el 75% de la carga máxima con un descanso de 3 minutos entre series (4). El orden general de entrenamiento de fuerza máxima fue gemelos, press de banca horizontal y sentadilla.

Entrenamiento de fuerza explosiva. Los lunes y miércoles, los participantes de GT tuvieron sesiones de entrenamiento de fuerza explosiva en lugar de las sesiones descritas anteriormente, completando un programa de pesas y ejercicios pliométricos combinados. Las sesiones incluyeron los ejercicios detallados anteriormente en el mismo orden. Se realizaron 3 series de 3 repeticiones con el 70% de la carga máxima (4). Se realizaban los movimientos de forma explosiva. Cada ejercicio de pesas se combinó con un ejercicio pliométrico para imitar el movimiento de acortamiento estiramiento realizado por los músculos involucrados en el fondo de esgrima. Las recuperaciones entre series fueron de 3 minutos para garantizar la explosividad en la ejecución.

Protocolos de las pruebas

Antes de la primera sesión de evaluación, todos los tiradores estaba familiarizados con los protocolos de las pruebas. Todos los participantes debían asistir a 2 sesiones de evaluación. En la primera, se evaluó el perfil antropométrico, TR, TM y la fuerza explosiva de las extremidades inferiores. Dos días después, en la segunda sesión, se midió la fuerza máxima. Para estandarizar los procedimientos de prueba, los mismos evaluadores realizaron todos las pruebas utilizando un orden y protocolo idénticos. A todos los tiradores se les evaluó en 4 ocasiones diferentes: T1, 1 semana antes del inicio del programa de entrenamiento; T2 y T3, después de 6 y 12 semanas del programa de entrenamiento, respectivamente; y T4, 4 semanas después del final del programa (período de desentrenamiento).

Datos antropométricos. Las pruebas antropométrica siguieron los protocolos de la Sociedad Internacional para el Avance de la Cineantropometría (ISAK) (28) y se llevó a cabo por un antropometrista nivel ISAK 2. Las pruebas se realizaron en un orden estandarizado después de una calibración adecuada de los instrumentos de medición. La altura y la masa corporal se midieron utilizando un estadiómetro (Holtain Ltd., Crymych, Reino Unido) y una báscula electrónica SECA Atrax 770 (Seca, Hamburgo, Alemania), respectivamente. Para estimar la composición corporal, se utilizaron 6 pliegues cutáneos (tríceps, subescapular, suprailiaco, abdominal, muslo anterior y medial de la pierna) y 2 diámetros (muñeca y fémur), se tomaron medidas usando un plicómetro Holtain (Holtain Ltd.) y un calibre Lafayette (Lafayette Compañía de Instrumentos, Lafayette, IN, EE. UU.). Cada pliegue y diámetro se midió 3 veces utilizando la mediana como resultado para análisis de datos. Posteriormente, se calcularon la masa grasa, la masa muscular y sus respectivos porcentajes para evaluar la composición corporal utilizando las fórmulas de Faulkner (12) y Matiegka (25), respectivamente.

Fuerza explosiva de las extremidades inferiores. Antes del inicio de la sesión de prueba, los tiradores pasaron por un período estandarizado de calentamiento de 20 minutos. La capacidad de salto de los tiradores se evaluó utilizando una plataforma de contacto (Sport JUMP System; DSD, Inc., León, España), que mostró correlaciones significativas positivas (RXY = 0.998, p, 0.001) con el sistema de salto BoscoErgo (Globus, Treviso)., Italia) y con una plataforma dinamométrica Dinascan 600M (IBV, Valencia, España) (RXY = 0.994, p, 0.001) (15). Los tiradores realizaron 2 saltos diferentes: un SJ y un CMJ, ambos con las manos en las caderas, cada uno 3 veces. El mejor resultado se utilizó para el análisis estadístico. La recuperación entre intentos fue de 60 segundos.

Rendimiento de esgrima: evaluación del Tiempo de Reacción y del Tiempo de Movimiento. Todos los participantes debían llevar el traje específico de esgrima. De acuerdo con los requisitos de Williams y Walmsley (41), la prueba presentada en la Figura 1 comienza con la señal del maestro (movimiento de 1 a 2) y finaliza cuando la punta de la espada hace contacto con el pecho del maestro (movimiento de 3 a 4). El TR y TM, expresados en milisegundos, se midieron con un sistema de telemetría (DSD Laser System, León, España) con una fotocélula láser compuesta por 3 periféricos (Figura 1): Periférico “A”: barrera láser con una precisión de 500 Hz que realiza la función de detector de cruce que envía la señal al módulo de telemetría central; periférico «B»: barra de metal que gira en el plano horizontal cuando la cazoleta de la espada toma contacto con ella, se envía una señal al módulo central por cable; y el periférico “C”: los tiradores utilizaron sus espadas personales equipadas con un cronómetro digital de 1/1.000 segundos que se interconectaron con su sistema de cableado donde la punta de la espada actuaba como interruptor.

Figura 1: Sistema de evaluación del TM con posición inicial y final de la prueba. A, B y C = periféricos; 1, 2, 3 y 4 = acciones.

La confiabilidad de los resultados ofrecidos por esta prueba con el protocolo de medición actual se validó previamente utilizando 7 cámaras de video infrarrojas VICON-460 a 100 Hz (Vicon Peak, Oxford, Reino Unido). El estudio reveló que el sistema utilizado no influyó en la medición del TR (F = 0,007, p > 0,001), ni del TM (F = 2,620, p > 0,001), ni en la concordancia de los tiempos (coeficiente de correlación intraclase [CCI] = 0,997 y 0,998 para TR y TM, respectivamente), lo que asociado con el tamaño del efecto (ES) (0,000 y 0,102 respectivamente) indica un alto grado de relación entre los dos sistemas de medición.

Cada participante realizó 3 fondos de esgrima con su propia espada. A los participantes se les motivó para hacer al máximo cada prueba. El período de recuperación entre los ensayos fue de 1 minuto de duración, y se utilizó la velocidad más alta en el análisis de datos.

Fuerza máxima. Antes del inicio de la segunda sesión de evaluación, los participantes pasaron por un calentamiento estandarizado de 20 minutos. Se realizó una prueba de 1RM siguiendo el protocolo establecido por la National Strength and Conditioning Association (NSCA) para medir la fuerza máxima. Primero, se instruyó a los tiradores para que calentaran con una resistencia ligera que les permitiera realizar entre 5-10 repeticiones. Descanso de 1 minuto. Levantaban una resistencia que les permitiera realizar entre 3-5 repeticiones, añadiendo entre un 5-10% de carga en los ejercicios para las piernas y entre un 10- 20% para brazos. 2 minutos de descanso. Levantaban una resistencia que les permitiera realizar entre 2-3 repeticiones añadiendo un 5-10% de carga a los ejercicios de brazos y un 10-20% para ejercicios de piernas. Recuperación de 3 minutos antes de realizar aumentos de carga consecutivos entre un 5-10% para los brazos y un 10-20% para las piernas hasta que el tirador pudiera completar una sola repetición con la técnica del ejercicio correspondiente. La prueba de 1RM se calculó para los mismos ejercicios utilizados en el programa de entrenamiento, que siempre se realizaron en el mismo orden: extensión de gemelos, press de banca horizontal y sentadilla. Se dio un tiempo de 5 minutos entre ejercicios.

Análisis estadístico

Se utilizó el paquete de software estadístico SPSS (versión 18.0; SPSS, Inc., Chicago, IL, EE.UU) para analizar todos los datos. La normalidad de la distribución se probó mediante la prueba de Kolmogorov-Smirnov. Se utilizaron métodos estadísticos estándar para los cálculos de la media y la desviación estándar. Se realizaron pruebas t de Student para determinar las diferencias en los valores iniciales entre los miembros de los 2 grupos en todas las variables analizadas. Para analizar los efectos relacionados con el entrenamiento y las diferencias entre los grupos se utilizó el análisis de varianza de dos factores (ANOVA) con medidas repetidas (grupo x tiempo). Cuando se logró un valor de F significativo mediante la lambda de Wilks, se realizaron procedimientos post hoc de Scheffe para localizar las diferencias por pares. Se aplicó la corrección de Bonferroni para comparaciones múltiples. El nivel de significación se estableció en p < 0,05. Las estadísticas del tamaño del efecto (ES) se evaluaron utilizando la d de Cohen (27). Cohen clasificó el ES en “pequeño” (0,2–0,3), “mediano” (0,4–0,7) y “grande” (> 0.8). Además, la confiabilidad de las mediciones se calculó utilizando el CCI.

RESULTADOS

La prueba de Kolmogorov-Smirnov sugirió que todas las variables se distribuyeron normalmente (p > 0,05). Los resultados de la prueba t de Student entre GC y GT al inicio del estudio revelaron que no hubo diferencias estadísticamente significativas antes del inicio del programa de entrenamiento (Tabla 4). La Tabla 5 muestra los datos de todas las variables en cada prueba (T1, T2, T3 y T4). En la Figura 2 se muestra una visualización gráfica de variables con diferencias estadísticamente significativas.

Tabla 4: Análisis comparativo entre GC (n=6) y GT (n=6)  en todas las variables al inicio.

FP
Peso corporal (kg)0,050,29
Porcentaje graso1,210,19
Porcentaje muscular2,260,66
SJ (cm)1,840,21
CMJ (cm)2,250,16
Tiempo de reacción (sg)1,950,20
Tiempo de movimiento (sg)1,230,30
1-RM Press banca horizontal (kg)3,400,17
1-RM Sentadilla piernas (kg)0,140,62
1-RM extensión de gemelos (kg)0,070,73
Prueba t para muestras independientes. Diferencia significativa: p<0.05

 

Tabla 5: Datos descriptivos de la características antropométricas, fuerza explosiva, TR y TM y fuerza máxima en el grupo GC) y GE en todas las toma de datos (media ± SD ).

Datos antropométricos

El análisis de varianza no reveló la existencia de efectos de interacción tiempo x grupo para la masa corporal, masa muscular y grasa corporal. Todas las medidas antropométricas fueron altamente confiables con CCI de 0,93 a 0,97 para los pliegues cutáneos y 0,91 a 0,97 para los diámetros.

Fuerza explosiva de las extremidades inferiores

Para la fuerza explosiva, ANOVA mostró que hubo efectos de interacción significativos tanto para SJ (p = 0,001, ES = 0,562) como para CMJ (p = 0,004, ES = 0,581). Para GT, las pruebas post hoc de Scheffe encontraron diferencias entre T1 T3 (p = 0,003, ES = 0,93) y T4 (p = 0,023, ES = 0,83) y entre T2 y T3 (p = 0,005, ES = 0,71) y T3 y T4 (p = 0,000, ES = 0,71), y para SJ y CMJ las diferencias se registraron entre T1 y T2 (p = 0,038, ES = 0,71), T3 (p = 0,005, ES = 0,89) y T4 (p = 0,017, ES = 0,53). El CCI fue de 0,95 para SJ y de 0,97 para CMJ.

Figura 2: Gráficos de la evolución de las variables con indicación de los efectos de interación tiempo x grupo dados por el análisis de varianza.

Fuerza máxima

El análisis de varianza localizó efectos de interacción significativos para todas las variables relacionadas con la fuerza máxima (1RM press de banca horizontal [p = 0,001, ES = 0,265], 1RM sentadilla [p = 0,002, ES = 0,145], y 1 RM extensión de gemelos [p = 0,001, ES = 0,570]). En los ejercicios relacionados de fuerza máxima, las pruebas post hoc de Scheffe ubicaron las diferencias para 1 RM press de banca entre T1, T3 (p = 0,000, ES = 0,15) y T4 (p = 0,001, ES = 0,13) y entre T2 y T3 (p = 0,046, ES = 0,08); para 1 RM sentadillas entre T1, T2 (p = 0,001, ES = 0,26), T3 (p = 0,000, ES = 0,34) y T4 (p = 0,042, ES = 0,26), y entre T3 y T4 (p = 0,042, ES = 0,09); y para 1 RM extensión de gemelos, las diferencias se registraron entre T1 y T2 (p = 0,000, ES = 0,72), T3 (p = 0,002, ES = 0,84) y T4 (p = 0,012, ES = 0,79) y entre T2 y T3 (p = 0,039, ES = 0,52) y T3 y T4 (p = 0,010, ES = 0,36). Las mediciones fueron altamente confiables con el CCI de 0,91 a 0,99, lo que indica una excelente confiabilidad de prueba a prueba.

Rendimiento de esgrima

El análisis de la varianza reflejó los efectos significativos de la interacción interacción tiempo x grupo solo en la variable de TM (p = 0,029, ES = 0,397). Para GT, las pruebas post hoc de Scheffe ubicaron las diferencias para el TM entre T1 y T3 (p = 0,024, ES = 0,53) y T2 y T3 (p = 0,004, ES = 0,49). Todas las mediciones de rendimiento del fondo fueron altamente confiables con CCI de 0,98 para el TR y de 0,99 para el TM.

DISCUSIÓN

Como resultado de la falta de estudios sobre tiradores competitivos de alto nivel, el objetivo principal de este estudio fue determinar si los tiradores experimentados podrían aumentar la fuerza máxima y explosiva y otras cualidades críticas para el rendimiento de esgrima (fondo) con un programa de entrenamiento de fuerza de 12 semanas. Como se mencionó anteriormente, la esgrima es un deporte en el que la velocidad es un componente crucial del rendimiento (37). Por lo tanto, teniendo en cuenta la relación entre la velocidad y la fuerza explosiva, el entrenamiento de estos atletas para aumentar los valores de fuerza debe ser uno de los objetivos para el rendimiento de esgrima (39). En consecuencia, uno de los objetivos más importantes de los programas de entrenamiento para los tiradores debe ser aumentar la fuerza específica de  esgrima. De acuerdo con nuestra hipótesis, los principales hallazgos mostraron que este programa de entrenamiento, además de los ejercicios regulares de entrenamiento de esgrima, incrementó la fuerza máxima en las extremidades superiores e inferiores, la fuerza explosiva de las extremidades inferiores y el rendimiento de esgrima, en términos de un TM más bajo (Figura 2).

Nuestros datos revelaron que el entrenamiento de fuerza máxima de 6 semanas fue suficiente para producir mejoras significativas en la fuerza máxima (19,47 ± 9,05% en sentadilla y 20,27 ± 9,90% en extensión de gemelos), la fuerza explosiva (6,56 ± 4,40% en SJ y 5,81 ± 2,57% en CMJ) y el TM (4,97 ± 6,76%). Sin embargo, nuestros hallazgos indican que 6 semanas más tarde, incluyendo un entrenamiento combinado con ejercicios pliométricos, los tiradores convierten estas ganancias de fuerza en resultados más eficientes de TM (12,78 ± 4,05%).

Varios autores (23, 32) han sugerido que en otros deportes, en los que el movimiento técnico depende de la acción coordinada con precisión de los diferentes músculos, es importante combinar el entrenamiento de fuerza con el entrenamiento técnico para transferir las ganancias. También han enfatizado que la naturaleza específica de los ejercicios realizados y el hecho de que los atletas combinaron fuerza y entrenamiento técnico podrían considerarse factores clave para la transferencia exitosa de las ganancias de fuerza a un movimiento específico.

Diversos autores (6, 16, 26, 29, 29, 41, 42) realizaron estudios sobre el TM y el TR en esgrima, pero debido a que utilizan diferentes métodos y condiciones experimentales, la comparación entre ellos no es fácil. Hemos encontrado diferentes estímulos con reacciones simples o complejas y también diferentes acciones para el TR, y las principales diferencias se encuentran en la distancia entre el ejecutante y el objetivo para el TM.

Aunque varios investigadores (35, 36, 38, 40) aportan datos de fuerza máxima en esgrima, en ninguno de sus estudios surge la relación de estas variables con los programas de entrenamiento de fuerza. Sin embargo, de acuerdo con las afirmaciones de Ronnestad et al. (31) nuestros resultados revelaron mejoras en la fuerza máxima, con un aumento muy bajo en la masa muscular, que puede deberse a alteraciones en los factores de intensidad del entrenamiento (18) o adaptaciones neurales (19, 20, 31).

Los resultados de este estudio mostraron aumentos significativos en los valores de capacidad de salto vertical para GT, mientras que no hubo diferencias para GC. Markovic (24) sugirió en un estudio metaanalítico que podría haber una transferencia positiva de los efectos del entrenamiento pliométrico sobre la capacidad de salto vertical a otro rendimiento deportivo, que podría incluir esgrima. Aunque no hemos encontrado referencias específicas para conectar las mejoras en la capacidad de salto vertical en los tiradores de esgrima como resultado de programas de entrenamiento específicos, autores como Tsolakis y Tsiganos (38) y Tsolakis et al. (37), con tiradores de élite y no élite griegos, reveló datos similares a los obtenidos en nuestro estudio para SJ y CMJ. Sin embargo, estos resultados no son comparables en términos de la relación entre estos factores y el rendimiento en esgrima. El GT mejoró 12,62 ±4.74% y 11.77 ± 3.66% para SJ y CMJ, respectivamente, en nuestro estudio todos los ejercicios utilizados en el programa de fuerza se eligieron sobre la base de que los agonistas principales eran muy activos en los movimientos específicos de esgrima. En consecuencia, las adaptaciones neuronales, como una mayor activación y sincronización del reclutamiento de unidades motoras de umbral superior y una mayor inhibición de la actividad muscular antagonista, pueden tener un impacto importante en las ganancias (10). Sin embargo, se necesitan estudios adicionales que se centren en los factores neuromusculares para determinar el papel de cada factor en las mejoras.

Es importante destacar el efecto positivo de este tipo de entrenamiento para mantener los logros alcanzados anteriormente. Esto podría estar relacionado con el hecho de que el período de desentrenamiento no afectó los cambios registrados durante el programa de entrenamiento de fuerza de 12 semanas en fuerza máxima, fuerza explosiva y TM. Estos resultados concuerdan con los de Álvarez et al. (1), Sedano et al. (32), y Maffiuletti et al. (22), quienes encontraron que un período de desentrenamiento, en el que se mantiene el entrenamiento regular de un deporte específico, permite mantener los logros alcanzados anteriormente, lo que también es un factor clave en la planificación de la temporada.

Finalmente, con respecto a las variables antropométricas, el programa no tuvo efectos significativos esto se puede explicar parcialmente por los hallazgos de Tsolakis et al. (37) que concluyeron que estas variables no pueden identificarse como factores de rendimiento en esgrima.

En conclusión, los resultados de este estudio muestran por primera vez que un programa de entrenamiento de fuerza de 2 partes (máximo y explosivo) de 12 semanas que reemplazó parcialmente al programa regular de acondicionamiento de esgrima puede mejorar la fuerza máxima y explosiva, y estos pueden transferirse al fondo, en términos de TM. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que nuestra muestra no es tan amplia como para afirmar que los resultados mencionados anteriormente podrían extrapolarse fácilmente. Por lo tanto, se deben desarrollar estudios adicionales con una muestra mayor.

APLICACIONES PRÁCTICAS

Este artículo contiene información sobre los efectos beneficiosos de un programa de entrenamiento de fuerza de 2 partes sobre el rendimiento de los tiradores. Hemos demostrado claramente que los tiradores experimentados al realizar un programa de entrenamiento de fuerza máxima de 6 semanas pueden mejorar la fuerza máxima y explosiva y crear una base para ejercicios de fuerza más específicos (1,14). Se ha demostrado que estas ganancias pueden transferirse a TM, lo que tiene una importancia práctica porque este factor es un factor importante para el rendimiento de la esgrima. Otros autores han encontrado un beneficio similar de los programas de entrenamiento de fuerza en otros deportes, pero este es el primero que involucra a tiradores experimentados. El fondo de esgrima es un movimiento dinámico complejo que depende de la acción coordinada con precisión de diferentes músculos. En este punto, los entrenadores de esgrima deben tener en cuenta que los ejercicios de fuerza deben combinarse con el entrenamiento técnico para transferir las ganancias de fuerza a los parámetros cinemáticos del fondo y deben tener en cuenta que el entrenamiento regular de esgrima puede mantener las ganancias durante varias semanas después del programa de 12 semanas.

Se recomienda que los entrenadores de esgrima implementen entrenamiento de fuerza, como un componente integral del régimen de práctica de los tiradores de élite debido a su potencial para mejorar el rendimiento.