Un entrenador personal es alguien que ayuda a sus clientes a lograr ciertos objetivos de acondicionamiento físico como la pérdida de peso, entrenamiento de fuerza, tonificación o manejo de la salud en general. Pero ¿Cómo logra este cometido? ¿Qué hace realmente un entrenador personal? En este artículo te explicamos de qué manera podemos ayudarte a mejorar tu cuerpo y tu salud.

Qué hace realmente un entrenador personal para ayudar a sus clientes

Un entrenador personal trabaja mano a mano con sus clientes para lograr los objetivos de acondicionamiento físico que se han propuesto, que pueden ir desde la pérdida de peso hasta la preparación específica para superar las pruebas físicas de algún proceso selectivo, como por ejemplo una oposición.

Para ello, el entrenador personal crea rutinas de entrenamiento específicas para sus clientes con el fin de quemar grasa, mejorar la resistencia y aumentar la masa muscular y la flexibilidad, entre otros. En algunos casos, los entrenadores personales también orientamos sobre nutrición para que los clientes cuiden su alimentación y logren sus objetivos específicos con más facilidad.

Pero, si todavía te preguntas qué hace realmente un entrenador personal, estas son las funciones principales que cumplimos:

Ayudamos a fijar objetivos realistas

Cuando una persona tiene la meta de adelgazar o ganar músculo, tiende a esperar resultados casi inmediatos, pero la realidad es diferente: conseguir un cuerpo bonito y saludable requiere trabajo y esfuerzo. Un entrenador personal te ayudará a fijarte objetivos realistas a corto y largo plazo en base a tu meta final para que sigas avanzando y no pierdas la motivación por exigirle a tu cuerpo más de lo que en realidad puede dar.

Qué hace realmente un entrenador personal

Adaptamos el entrenamiento a las necesidades del cliente

Todo el mundo es diferente, y eso significa que las habilidades y necesidades de cada persona son distintas cuando de hacer ejercicio se trata. Por ejemplo, si tienes una vieja lesión de rodilla que requirió una cirugía, pero desde entonces no has hecho nada para reconstruir los músculos o mejorar la movilidad, entonces vas a necesitar ejercicios y objetivos específicos para poder entrenarte sin forzar, pero aumentando la intensidad paulatinamente y consiguiendo cada vez más resultados. Aquí es donde la experiencia de un entrenador personal puede marcar una gran diferencia a la hora de establecer una rutina de entrenamiento.

Ayudamos a prevenir lesiones

Un entrenador personal se asegura de que sus clientes realicen los ejercicios de forma correcta y eficiente, con el fin de maximizar los resultados. Si tu mecánica a la hora de realizar los ejercicios no es correcta, entonces correrás un mayor riesgo de sufrir lesiones.

Aumentamos la efectividad del entrenamiento

Si no sabes qué ejercicios son más efectivos para los objetivos que te has marcado, es poco probable que los logres. Por ejemplo, si tu objetivo marcar abdominales pero te pasas el tiempo únicamente haciendo cardio para perder la grasa de la barriga, nunca vas a conseguirlo. Un entrenador puede ayudarte a combinar los ejercicios adecuados de resistencia y fuerza en cada caso concreto.

Te “obligamos” a entrenar incluso cuando no quieres entrenar

¿Cuántas veces te has acostado y te has dicho: ‘Mañana me voy a despertar, iré al gimnasio y haré una hora de ejercicio antes de prepararme para el trabajo’, pero luego te has despertado y has decidido dormir una hora más en lugar de ir al gimnasio?

Aquí es donde un entrenador personal se convierte en pieza fundamental para asegurar que te comprometas y cumplas con tus objetivos de fitness. Si has concertado una cita para reunirte con tu entrenador para una sesión, entonces es mucho más probable vayas a entrenar; en cambio, si entrenas solo y no tienes mucha fuerza de voluntad, puedes caer en la tentación de saltarte el entrenamiento.

¡Así que ya lo sabes! Si necesitas un entrenador personal para entrenamientos presenciales, o bien estás buscando un entrenador personal online, podemos ayudarte con tus entrenamientos.